El Campeón se ha ido 

Por: Erick Reducindo 

Hace una semana, durante la pre producción para los diferentes espacios especiales dedicados a Juegos Olímpicos en Ultra Deportes, me llegaba a la mente aquel momento sublime de la inauguración de Atlanta 96, en el que Muhammed Alí encendía el pebetero olímpico con un avanzado mal del Parkinson. Tristemente a 8 días de su fallecimiento, inician sus funerales. 
La muerte de Alí ha pegado no sólo al mundo del boxeo, sino también al universo deportivo; en esta era, podríamos hablar de leyendas en diferentes deportes, Michael Jordán y Earvin “Magic” Johnson en el baloncesto, Michael Schumaher en el automovilismo, Pelé y Maradona en el futbol quizá sean los máximos referentes, sin embargo aún quedan por abajo de lo realizado por Cassius Clay; su lucha por loa derechos humanos y filantropía va más allá de los logros deportivos. 
Para Atlanta 96, yo tenía breve conocimiento de Alí, conocía la frase famosa, el cambio de nombre y basado en los argumentos de mi padre y mi tío Miguel, estaba convencido de que era el más grande boxeador de todos los tiempos. Recuerdo estar en la sala de la casa viendo la ceremonia de inauguración, ver cruzar el fuego por el estadio olímpico y finalmente admirar al boxeador con su cuerpo temblando acercarse al mecanismo que llevaba la llama hasta lo más alto del pebetero y emocionarme tanto de ese momento, continuando así mi enamoramiento con el olimpismo ( bueno, en esa edición mi amor platónico era la gimnasta Dominic Moceanu). 
Recuerdo que durante los comentarios salió la historia de la medalla, y ni reacción fue de asombro, se me hacía increíble que alguien aventara una medalla olímpica por un capricho, al menos eso pensaba, pero al conocer más la leyenda comprendí el por qué lo hizo, y mejor aún, sentir la misma emoción cuando durante un juego de baloncesto olímpico, se le entregara una réplica de dicha presea. Aunque en el afán de buscar información para redactar el especial en Ultra, encontraba versiones que dicho hecho había sido erróneo, que solo había sido extraviada involuntariamente, algo que hace crecer el mito dentro del olimpismo. 
Alí representa mucho para el deporte, iniciando por el toque de soberbia hasta el ejemplo más fiel a la dedicación y al esfuerzo, Alí es un icono del olimpismo, su búsqueda de igualdad social lo lleva al lado de grandes figuras de la historia de la humanidad, y estoy seguro que al llegar al Olimpo lo hizo gritando ” The Champ is here” 

The following two tabs change content below.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *